El único lugar para Etchecolatz es la cárcel

La AJB repudia enérgicamente la decisión de la Cámara Federal de Casación Penal, que esta semana concedió prisiones domiciliarias a distintos represores condenados por delitos de lesa humanidad.

La AJB repudia enérgicamente la decisión de la Cámara Federal de Casación Penal, que esta semana concedió prisiones domiciliarias a distintos represores condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar, entre los que se encuentra el exdirector de Investigaciones de la Policía Bonaerense Miguel Osvaldo Etchecolatz, quien a estas alturas ya lleva en su haber varias sentencias con condena a prisión perpetua.

El represor se encuentra internado desde hace unas semanas en una Clínica de la Localidad de Merlo. Hasta el momento la decisión de la Sala II de la Cámara de Casación afecta una sola causa, pero la Defensa presentó varios pedidos en otros expedientes para que pueda volver a su casa al momento de su alta médica.

La decisión tomada por los jueces Carlos Mahiques, Guillermo Yacobucci y Angela Ledesma que beneficia a Etchecolatz, fue adoptada en el marco de la causa en la que se encuentra procesado por el asesinato de Horacio Alejandro Benavides, un militante de 22 años acribillado en el mes de Septiembre de 1976, a metros de la Plaza Moreno de La Plata, por un grupo de represores de la Dirección General de Investigaciones.

Los jueces consideran que, el condenado por cometer crímenes de lesa humanidad, que se encontraba alojado en la Unidad 34 de Campo de Mayo, debe salir de la cárcel por razones de edad y de salud.

El abogado Pablo Llonto, representante de la querella, se había opuesto a que se le concediera tal beneficio, e incluso aseveró que “las patologías presentadas por Etchecolatz se encuentran tratadas adecuadamente” y resaltó que “el hecho de que se encuentre actualmente en el Sanatorio en Merlo, es prueba de que se puede garantizar su derecho de acceso a la salud”

Share